El 8 de Julio de 2013, a las 19:58:02 h

Resaca

Recetas más listas que el hambre

Todo lo feliz, seguro, radiante, eufórico y parlanchín que estaba usted ayer por la noche y en cambio esta mañana solamente siente dolor de cabeza, náuseas, fatiga, depresión e irritación. Si puede dormir, hágalo; para ello tome un vaso de jugo de tomate, que acelera la eliminación de alcohol y a la vez le ayudará a conciliar el sueño. Pero lamentablemente, en la mayoría de los casos la vida sigue y usted tendrá que cumplir con sus obligaciones cotidianas. En este caso le aconsejaré cómo echar el día fuera sin morir en el intento.


Hágase un pequeño zumo de naranja y añádale una cucharada de miel. Tómese 1gr de jalea real, 500 mg de guaraná y otros 500 mg de ginseng. Si usted es de los afortunados que tiene este rico botiquín comprobará cómo se esfuma su resaca.
Tome vitamina de complejo B, sobre todo la B6 (pirodixina). Si puede, dése una sauna para terminar con una ducha de agua fría. Comprobará que no tiene resaca, pero sí unas tremendas ganas de dormir; por lo tanto no lo haga si es que tiene que trabajar. Tome un caldo de verduras, en el que las verduras sean la alcachofa y cardo mariano. Si a este caldo le añade 2 cucharadas soperas de levadura de cerveza, obtendrá un cóctel formado por aminoácidos y protectores hepáticos junto a coleréticos y colagogos que le darán un homenaje depurativo a su hígado. Lo ideal es que dicho caldo lo hubiera tomado antes de ir a la cama, junto a un complejo vitamínico del grupo B, así que, si no lo hizo en su momento, hágalo por la mañana, pero no lo olvide para la próxima trasgresión etílica.
Sepa que en muchos casos la solución pasa exclusivamente por vomitar y no siempre se consigue el objetivo. Para ello coja un plátano y una yema de huevo, mezcle con un tenedor ambos elementos e intente comer al menos la mitad del preparado para por fin vomitar todo el alcohol sobrante que su cansado hígado se resistía a metabolizar. Si su aparato digestivo aún lo aguantara, una comida equilibrada reemplazará la pérdida de nutrientes esenciales, pero nunca incorpore grasas ni fritos.
Sepa que la única medida que sirve realmente para curar una resaca es dejar pasar 24 horas durmiendo bien por la noche y con suerte, en tres días todo habrá pasado. Medidas “salvajes”: Tómese dos tazas de café. Con esto aliviará el dolor de cabeza, pero sepa que tendrá un nerviosismo provocado por el café junto a los problemas del alcohol. Otra medida de este tipo sería desayunar con cerveza: comprenderá que lo que logrará será instalarse de nuevo en un nivel etílico equiparable a los mejores momentos del día anterior.
Claro, ya no tiene resaca, lo que sucede es que de nuevo está ebrio, aunque suavemente y casi no lo notará, pero sepa que al final tendrá que utilizar las medidas oportunas y la primera de ellas, evidentemente, es dejar de ingerir alcohol.
Después de 15 años de investigación en el campo que nos ocupa hoy (la resaca), hemos puesto en el mercado un complemento alimenticio- natural, con los componentes que menciono en el artículo y otros innovadores que al día de hoy está demostrada su eficacia para eliminar los daños que provoca el alcohol al día siguiente. Este producto, llamado Mpapa, es para personas responsables que hacen una ingesta moderada de alcohol. Incluso dicho producto elaborado con fitonutrientes herbales provoca una disminución del alcohol en sangre, en un periodo de 45-60 minutos. Siempre se ha dicho que para beber hay que empapar (comer), pues Mpapa ayuda a que el alcohol no desnutra ni deshidrate. Por esto es necesario en cada vial de Mpapa beber un vaso de agua ó más si apetece.
Para la próxima vez, si quiere conducirse recta y correctamente después de haber bebido alcohol, pruebe Mpapa: estará al día siguiente como un pincel.


Otras noticias de interés